lunes, mayo 14, 2007

quiero la promesa tibia de tu mano en la entrepierna,

el minuto simple del temblor ajeno,

poder exiliarte del frío

en las ciudades que no perdonan la ausencia de abrazos

o esta condición de animal de sangre caliente

que de a poco nos descrifra el miedo.

5 Comments:

Blogger Ana María Fuster said...

Ricamente conciso, intensamente erótico...
Fascinante.
un abrazo

lunes, mayo 14, 2007 11:22:00 a.m.  
Blogger Madam said...

Uuuu. Con que cumplan la promesa tibia de la mano en la entrepierna es suficiente. :)

¿sin título? Sería difícil nombrar ese escrito. :)

martes, mayo 15, 2007 3:25:00 p.m.  
Blogger Iva said...

¿o soy yo o hace calor aquí?

martes, mayo 15, 2007 10:28:00 p.m.  
Blogger Joel said...

aajajaja sí mana hace calor sí.

además, ese es el punto culminante de poner la mano o las manos, decifrar el miedo y conquistarlo

miércoles, mayo 16, 2007 2:03:00 a.m.  
Blogger Jorge Ariel Valentine said...

"...las ciudades que no perdonan la ausencia de abrazo..."

Yo no suelo fijarme en frases como esta, pero me parece la más potente de las que tiene; ya no se tiene referente de lo que pudiese ser una ciudad que no perdone la ausencia de nada.

Es un contrapunto que me tiene el pensamiento ocupado -al punto de poner mi comentario, cuando por lo regular no lo hago-; la cotidianidad de la ciudad ha terminado por perdonarlo todo. Igual que tu querida Ponce de León.
¡Qué lástima!

Gracias por el pon

miércoles, mayo 16, 2007 11:34:00 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Google