lunes, junio 12, 2006

un paso


observo. no se da cuenta de que lo sigo con la mirada. no ha cambiado mucho: la misma sonrisa, vestido de negro y los ojos buscones de quien atrapa una presa. bajo las escaleras. en el descanso me detengo a escuchar lo que habla con otra mujer. estoy a un segundo de llamarlo por su nombre, mas prefiero el juego del veo veo. desciendo. no sé por qué, nunca borré su número. marco. suena. no contesta. ahora me alejo y comienzo a mezclarme con la gente. no lo pierdo de vista. el negro siempre le quedó bien, al menos eso pienso. llamo por segunda vez. dejo que se grabe algún mensaje con la música de fondo. quizás si la escucha se da cuenta de que estoy ahí. finalmene me decido. dejo todo a merced de ese aparato. sigo bailando. la cerveza nunca se tornó en un elixir tan necesario. intento olvidarme del suceso por el resto de la noche.
tres días después llama, indagando mi nombre...como si no lo supiera, como si mi contestadora no lo tuviera grabado.
foto de: richard mandelkorn

8 Comments:

Blogger Shery said...

ay chica sentí desesperacion!

martes, junio 13, 2006 4:12:00 a.m.  
Blogger no apta para la humanidad said...

¡Qué fuerte cuando ocurren estos encuentros/desencuentros con alguien del pasado! Es como una sombre vieja que se hace demasiado real...
Me encantó cómo describes todo el proceso...angustiante...un poco frustrante...pero hermoso!
un abrazo!

martes, junio 13, 2006 5:34:00 a.m.  
Blogger Goddess said...

Buen relato, me recuerda tantas encuentros inesperados. No se puede evitar que el corazón lata con fuerza, que nos sintamos nerviosos al reencontrarnos con alguien del pasado.

Me pareció estar alli y ver la escena.

martes, junio 13, 2006 6:25:00 a.m.  
Blogger La Caribeña said...

Te entiendo..., y lo peor es que los hombres sean tan cabrones de no acordarse de una. Yo creo que es que se hacen los mamaos, como para hacernos creer que sólo pasamos por su vida y no les hicimos nada, no llegamos a su protegido y frágil corazón de cristal..., el cual se rompe de nada.
¿por qué son así?

martes, junio 13, 2006 3:00:00 p.m.  
Blogger Yiara Sofía said...

Esta es la semana de los encuentros con el pasado...a mi me jugaron el juego del teléfono para ver si lo contestaba o ignoraba...me fascinó el ritmo del escrito, el corazón iba galopando. Sigo leyendo!

martes, junio 13, 2006 6:33:00 p.m.  
Blogger Madam said...

Aguanté la respiración al leer. :) Esos momentos de locura cuando se observa de "lejos" pero a su vez tan cerca. La pregunta necesria es: ¿me estarán observando? :) Un abrazo.

martes, junio 13, 2006 7:06:00 p.m.  
Blogger Ana María Fuster said...

Mmm, me cautivó, me sumergí en la lectura como si fuese un cortometraje.. al igual que a Yiara, me gustó mucho el ritmo de la narración.
un abrazo

martes, junio 13, 2006 9:21:00 p.m.  
Blogger Agustin said...

Bueno, un texto limpio, con el orden necesario para disfrutar la lectura, una constante en tu espacio. Entre salto y salto, regrese aqui.

Mis saludos.


Agustin.

miércoles, junio 14, 2006 11:38:00 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Google