martes, diciembre 27, 2005

revisitando

A la víspera de la espera, a la maternidad
incumplida, a la fertlidad de posibilidades
en el reencuentro: a los suenhos.

El encuentro fue viscoso. Trascendieron dos minutos antes de que se descifraran las miradas. El cristal de la vitrina hizo las veces de espejo. Ella enfocó su vista: primero en él, luego en su propio reflejo, el mismo que mostraba la imagen diluida de sus rizos retozando en el viento. Hubo una pausa y como si la duda doblara la esquina, decidió seguirle los pasos al instinto. Entró al café. Extendió su brazo -en él una foto viejísima- y logró armar con su voz fragmentada un "¿Cómo estás?". El, lacónico, interrumpió: "Extrañándote". Allí estaban los dos: quince años antes, quince años después. Estudió el retrato al compás de una voz entrecortada que anunciaba "Sofía nunca se ha ido." Perplejo, solamente pudo mirarla. Era verdad: Sofía se asomaba en los ojos de aquella mujer.

foto de: barbara bordnick

16 Comments:

Blogger Madam said...

A mi siempre me da cosquillas y un sabor metálico en la boca cuando me encuentro con una persona que no veo hace años. Especialmente si fue trascendental en mi vida. Ni hablar del corazón que se quiere salir.
:)

miércoles, diciembre 28, 2005 7:40:00 a.m.  
Blogger WWW.KRISTIANZ.COM said...

Después de leer el mensaje que dejaste anoche sobre mis paredes, devolví mis pasos hasta tu casa y encontré este texto. Muy sugerente, con muchas notas ocultas, sonidos que quieren salir, romper las cadenas de su autora. Ahora veo otra vez tu ojo y entro, de cabeza, entero en la esfera azul, imnotizado, atrapado por tu pequeño océano calipso. Me gusta tu ojo, quiero sumergirme en esa agua dulce y dejar de respirar para siempre, convertirme en un pez y quedarme a vivir muy cerca de tu pupila. Ahora.
KristianZ.

miércoles, diciembre 28, 2005 11:25:00 a.m.  
Blogger Madam said...

No he leido el horoscopo recientemente. Suena alentador eso que dices, mira que busco cambiar de trabajo hace un tiempo. Felicidades por adelantado capricorniana

miércoles, diciembre 28, 2005 12:15:00 p.m.  
Blogger LSz. said...

I
qué interesante, lo del horóscopo está, por primera vez en la vida de los horoscopoencargados, en sintonía, de los capricornianos escuché algo así. no importa.
II
la caja de recuerdos se agolpa cuando llega el día que te recuerda lo que se recuerda cuando se recuerda lo de alguien con uno. osea un nosotros que se quedó en el tiempo, pero que sigue robando el nudo en la garganta o la lagrimilla cursi. así funciona, con la mirada que vuelve sobre su pasado y mira mirando.LF

miércoles, diciembre 28, 2005 12:32:00 p.m.  
Blogger ojitos said...

gracias don olimpo, a la verdad que los capricornianos estamos de fiesta :)

miércoles, diciembre 28, 2005 12:56:00 p.m.  
Blogger Cuervo said...

Interesante, un texto muy preciso, nada de mas ni de menos

miércoles, diciembre 28, 2005 2:14:00 p.m.  
Blogger Yolanda Arroyo Pizarro said...

una escena elocuente y que pinta tonalidades de sentimientos a flor de piel. un gran texto, Ojitos.

miércoles, diciembre 28, 2005 3:31:00 p.m.  
Blogger Jose Borges said...

Buen minicuento. Ponle una "u" al segundo quince ;)

miércoles, diciembre 28, 2005 6:56:00 p.m.  
Blogger ojitos said...

gracias por la observacion borges..:)
sin acentos,
jo

miércoles, diciembre 28, 2005 7:00:00 p.m.  
Blogger Diablilla said...

Ohhhh q bonito!! precioso post!!! Pues sí, tenemos muchos gustos en común. De hecho, me ha gustado tu blog, y a ver si me pongo al día y sigo pasándome por aquí.

besitos y gracias x tu visita.

miércoles, diciembre 28, 2005 7:08:00 p.m.  
Blogger Isabel Batteria said...

Me gusta tu prosa, es limpia y fluida.

Los capricornianos estamos revultos porque el sol nos está dando de frente; somos como hormigas atemorizadas que se revuelven debajo de una lupa caliente.

miércoles, diciembre 28, 2005 8:37:00 p.m.  
Blogger El Navegante said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

miércoles, diciembre 28, 2005 8:40:00 p.m.  
Blogger El Navegante said...

ojitos de mar (caribe):
no tengo palabras para felicitarte por algo tan exqusito como lo que acabo de leer.
Tu romanticismo eterno, y el incursionar en este fenómeno tan apasionante de los tiempos cambiados, hacen una conjunción muy bonita de lo que tu inspiración pudo plasmar.
No se si recordarás, pero como lo manifesté en mis primeros post, me apasiona este tema.
Parabéns por se mergulhar nas almas escrebendo cosas tao bonitas.
(Na minha mesmo)
Beijo

miércoles, diciembre 28, 2005 8:42:00 p.m.  
Blogger asteroide519 said...

Es siempre un agrado inmenso la lectura y en este caso particular he de confesar que las suyas se han vuelto un deleite.
Lo primero en mi mente fue una pintura que retrata el relato en un café de Praga .
Luego recordé que nunca he estado en Praga por lo tanto no puedo haber recordado el lugar... claro, el recuerdo vino de La insoportable levedad del ser de Milan Kundera...
Gracias por las letras.
Le dejo saludos y le deseo un feliz año nuevo.

jueves, diciembre 29, 2005 7:03:00 a.m.  
Blogger no apta para la humanidad said...

¡Estupendo!Me encanta cómo el texto sugiere tanto sin hacer explícita la naturaleza del encuentro. En estas palabras he revivido muchas experiencias, muchos re-encuentros a través del tiempo.
¡¡Hermoso texto!!

jueves, diciembre 29, 2005 11:15:00 a.m.  
Blogger Victor Valdovinos said...

sólo hay un extraño gruñido en
mi barriga
entre espasmo
y retortijón,
pero más parecido al dolor
de pecho,
de ansiedad,
de desamor.

jueves, febrero 23, 2006 3:46:00 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Google