miércoles, octubre 19, 2005

osario



foto de michaela divine



Con la treta, le habían tejido los pies al suelo. Aquellas musarañas se economizaron el antitetánico: prefirieron las agujas mohosas. Tampoco quedaban hilos de compasión, por eso enhebraron sus tendones. El dolor no fue exiguo mientras tiraban de los cabos. Entre halón y halón fijaron sus pasos en la inmovilidad. La maniobra de esos pensamientos sabandija probó ser poderosa. Lo azul nunca llegó, la anestesia tampoco. Mas no habían tomado en cuenta la boca. Sólo unas cuantas palabras a fuego cruzado cruzando ese umbral bastó para que recomenzara el ciclo de la tumba del silencio. Las musarañas, las musas araña, sin trama y urdimbre, discurrieron al exilio.
Y él, arrancóse del minuto esquela y corrió.

3 Comments:

Blogger Malakatonche said...

Y es que la pena ajena es el alimento del alma.

Se me ocurre a mi, se me ocurre a mi.

miércoles, octubre 19, 2005 4:39:00 a.m.  
Blogger Cuervo said...

el maldito dolor cuanto lo detesto y le temo, a pesar de que con porfía me muevo

miércoles, octubre 19, 2005 11:07:00 a.m.  
Blogger eduardo waghorn said...

Millones de terminaciones nerviosas en los pies...
el dolor, aguja en el alma;
la urgencia en los segundos,
el martirio de lo quieto,
el repentino descenlace.

Me encantó tu blog.(ese no es verso, ja)

miércoles, octubre 19, 2005 11:39:00 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Google