domingo, octubre 23, 2005

boxing in chillicothe



Se dictó la sentencia: 48 condenas a cadena perpetua. Habían pasado más de veinte años desde el último asesinato y menos de dos desde su última violación. Hacérselo a sus víctimas le costaba menos que pagarle una prostituta cada vez que le venía el antojo de tirarse a alguien. Así lo reseñaron en el programita de Cold Case Files. No fue suficiente morbo el mencionar que tenía limpiarse los gusanos luego del coito con su bufet de mujeres. Por eso le hicieron close up cuando, en la lectura de sentencia, el padre de una de las víctimas dijo que lo perdonaba. Al Green River rapist se le desmoronó su careta de concreto, como si un bulldozer le hiciera burlas al fallo estructural que se leyó en las fisuras de sus ojos cuando escapó alguna lágrima. El dna descubrió, tarde pero seguro, sus 48 malas jugadas. Me pregunto qué hubiese sido si el Green River rapist hubiera vivido en Puerto Rico. Más aún, qué hubiera sido de él si una de sus víctimas hubiese sido la boxeadora que le tocó los otros días al Río Pierdas rapist. Me cuestiono si a todas las mujeres deberían enseñarles destrezas de defensa personal, como cuando a mí, recién llegada a trabajar a mi internado en un hospital siquiátrico me enviaron directito al training, por si a algún paciente se le zafaba un tornillo. Claro, yo vivía en el campus del hospital, así que no estuvo demás. Quizás en ese pueblo olvidado de Chillicothe, Ohio, no era de los pacientes que me debía cuidar: en Río Piedras hay muchos más, andan sueltos y sin prescripción. En ese caso, es mejor cargar con la lección.

10 Comments:

Blogger João Gil said...

Ojitos guapita
Sabes que , sempre que leio um comentário teu, sinto vontade de te responder, estar longe longe, aproxima as pessoas, estennnnnnnnnnndo os meus braços para que me ensines a dançar.
Um beijo.

domingo, octubre 23, 2005 9:57:00 p.m.  
Blogger matiasfontecilla said...

Interesante esta nueva (para mí) faceta tuya de columnista. Sigue siendo un agrado leerte.

Saludos.

domingo, octubre 23, 2005 10:58:00 p.m.  
Blogger Jorge Alberdi said...

Ojitos lindos: en realidad no voy a comentar tu blog, voy a confesarte que me quedé aquí por bonita, pero tu CV me intimida. A veces la poesía dice más que los datos fríos de un CV.
Y además de bella, te gustan los gatos. Espero que además tengas humor.
Un gusto

domingo, octubre 23, 2005 11:48:00 p.m.  
Blogger ojitos said...

oi joao...obrigada pelo comentario...aqui envio um beeeeeeeeeeeeeeeeeeeeijo pra vc..
tchau :)

lunes, octubre 24, 2005 12:18:00 a.m.  
Blogger Jorge Alberdi said...

Juro que me embelesé cuando vi tu rostro, pero me asusté cuando leí tu CV ¡que le voy a hacer! así de asustadizo soy.
besos

lunes, octubre 24, 2005 12:27:00 a.m.  
Anonymous Lord Cheselin said...

Cronicas de locura y muerte.

Una chica en un campus rodeada de locos, y en Rio Piedras (cuidado con los cascotes)muchos mas locos y libres.
Pero arquitecta
escribete un guion
para peli de terror
te lo pide Roger Corman
hoy.

lunes, octubre 24, 2005 12:53:00 a.m.  
Blogger Malakatonche said...

El cerebro es un horno donde todos los días se cocinan desde los conceptos mas sublimes hasta las pasiones más aberrantes.

Nunca nadie sabe cuándo y dónde será el momento en el que dichos productos saldrán al mundo real, cambiando una vida, destruyendo otra.

Y lo más doloroso no es la aberración en sí, sino la respuesta final de la sociedad.

Seguro te has enterado de los casos de las muertas de Cd. Juárez, aqui en mi país. Lo más horrible no es el feminicidio ni el evidente desprecio de la mujer en esta zona de México, sino la noción subconciente explícita de que es perfectamente normal cosificar a la mujer, un paradigma arraigado incluso entre las propias mujeres, un prejuicio que se mama en el seno materno.

lunes, octubre 24, 2005 4:13:00 a.m.  
Blogger ojitos said...

malakantoche...triste pero cierto...quien sabe cuantos sicopatas andan sueltos.

lunes, octubre 24, 2005 11:48:00 a.m.  
Blogger frank said...

Llegué aquí desde un comentario en Unsologato

Miré alrededor

hurgué y olfatié

I stay 'cause the eyes ...

- Nos vemos!

lunes, octubre 24, 2005 8:39:00 p.m.  
Blogger Kramer said...

Delitos de sangre
Vida terrena del hombre y de la mujer
clama justicia en el inherente arte de José.

Kramer

lunes, octubre 24, 2005 9:02:00 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Google